Ayuda humanitaria de la Prefectura mitiga carencias que inundaciones crean en el campo

posted in: Noticias | 0
El prefecto Jimmy Jairala saluda a las personas que acudieron hasta la brigada médica que instaló la Prefectura del Guayas en el recinto El Carmen, este martes 10 de abril
El prefecto Jimmy Jairala saluda a las personas que acudieron hasta la brigada médica que instaló la Prefectura del Guayas en el recinto El Carmen.

Jairala entrega raciones alimenticias a 700 familias de recintos de Tarifa, en Samborondón. Brigadas médicas y de fumigación complementan la atención. En las zonas afectadas por las inundaciones se pierden las plazas de empleo

En el campo, las historias se repiten. Juana Canales, de 66 años, dice que su esposo no puede trabajar. Euclides García, de 61 años, perdió las seis cuadras de arroz que había cultivado y desde entonces solo consigue “cachuelos”.

Lo máximo que gana es 50 dólares a la semana, cuando puede. Fermina Segura, de 68 años, señala que los dos hijos que la mantienen a ella y a su esposo están desempleados. Y Ana María Mora, de 18 años, subsiste con la ayuda de sus padres, porque su marido no tiene dónde trabajar.

Todas estas historias tienen un factor en común. Quienes la narran provienen de recintos de la parroquia Tarifa, en Samborondón. Allí, al igual que en otros sectores rurales del Guayas, el temporal se ha llevado consigo también las plazas de empleo. Las aguas han cubierto amplias zonas de cultivo de arroz y, por ahora, es imposible volver a sembrar.

Hasta esas zonas, se desplazó, la mañana de este martes 10 de abril, el prefecto Jimmy Jairala, para llevar raciones alimenticias, brigadas médicas y de fumigación. El campamento se instaló en el recinto El Carmen, de Tarifa. Pero hasta allí también llegaron pobladores de recintos aledaños El Destino, Rosaura, San Vicente Ferrer, Miraflores, Ninfa, Guare Firme, Amelia María, Selva Encantada y Monte Alto. En total, se entregaron 700 raciones alimenticias para igual número de familias.

“Yo soy de Selva Encantada. Por allá está feo. Mi casa es bajita y se inundó. Este mes recién ha bajado el agua y ya se puede entrar en carro. Pero por las inundaciones, mi esposo a veces tiene trabajo y a veces, porque por las aguas no hay dónde trabajar; y esta funda de alimentos me viene bien”, explicó Ana María Mora, de 18 años, luego de recibir una ración alimenticia de manos del prefecto Jairala.

Precisamente, el Ejecutivo Provincial destacó que se está procurando que la ayuda llegue a quien la necesite. “Las raciones no son demagogia. La entrega de ayuda humanitaria es lo que nos queda por hacer, cuando no podemos hacer nada más para solucionar este tipo de problemas ocasionados por la naturaleza… Este ha sido un invierno anormal”.

La falta de plazas de empleo está ocasionando un círculo vicioso, que impide a los pobladores del área rural acceder a alimentos o a atención médica.

Fermina Segura, de 68 años, señala que ni ella ni su esposo, de 70 años, trabajan ya. El sustento del hogar son dos de sus seis hijos, quienes viven en el recinto El Carmen. “Pero no hay trabajo”. Por ahora, la ayuda llega solo de otro de sus hijos que vive en Guayaquil. Por la falta de recursos, tampoco pueden acceder a atención médica.

“A veces una tiene que estarse aguantando los dolores porque no hay ni para el pasaje, porque cuando tenemos que hacernos ver, tenemos que viajar a Samborondón. Aquí es la primera que vienen a dar ayuda. Y la ayuda vino de la Prefectura del Guayas”, destacó.

En ese sentido, Jairala señaló que hay zonas rurales donde “no se puede, por el momento, sembrar o volver a meter maquinaria; entonces se recurre a la ayuda humanitaria. A pesar de ello, tenemos todavía 30 frentes en la provincia (de un tope de 56), donde está trabajando equipo caminero”, señaló.

Sin embargo, Jairala recalcó que para continuar con el trabajo en lo que resta de la temporada invernal y posterior a ella, espera que el Gobierno Nacional haga un segundo desembolso en recursos para poder cubrir la enorme demanda de la emergencia en obras. Hasta ahora, solo han recibido USD 1’180.000.

“Lo que hemos hecho la Prefectura y algunos municipios es quitar recursos de alguna otra obra programada hasta fin de año, para sumarlo a la atención de la emergencia. Además, esperamos que en las próximas horas el Banco del Estado nos haga conocer que las provincias en emergencia se ha rehabilitado el crédito 50/50 para la compra de equipo caminero, porque lo que más va a requerir el campesino cuando baje el agua es que los caminos estén en buen estado”, indicó.

También espera que la Secretaría Nacional del Agua haga efectivo, en los próximos días, el traspaso de una draga, para empezar a dragar los ríos en las zonas más críticas.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.