Jairala: Se requieren acciones contundentes en la frontera norte para garantizar la paz

posted in: Noticias | 0


El sedimento que se retire de alrededores del islote El Palmar será depositado a través de un sistema de celdas en zona de Durán

Tras los atentados en la zona de Mataje, en Esmeraldas, y el secuestro de un equipo de prensa de El Comercio, el prefecto Jimmy Jairala hizo un llamado al Gobierno para ejecutar acciones contundentes que garanticen la paz de los ecuatorianos.

“Tiene que haber un trabajo más coordinado y mucho más frontal, tiene que fortalecerse a las Fuerzas Armadas y devolvérseles el rol que siempre tuvieron”, dijo Jairala durante la entrevista semanal que se transmitió, este jueves 29 de marzo de 2018, desde radio Élite.

Tras recordar que Ecuador ya vivió ese tipo de violencia en la década de los 80, exhortó a un trabajo que evite que la actual situación de violencia se extienda a otras provincias fronterizas o incluso a zonas urbanas de las principales ciudades del país. “Se necesita una intervención contundente en la frontera norte, que es sumamente peligrosa porque están concentrados los disidentes que no plegaron a los acuerdos de paz (entre el gobierno colombiano y las FARC)”.

Incluso, el ejecutivo guayasense se hizo eco del pronunciamiento del mismo presidente Lenín Moreno, en el sentido de que en el régimen anterior se produjo una especie de desmantelamiento de la institución castrense.

“Estamos pagando las consecuencias de lo que se ha hecho mal. Por eso estamos lamentando la situación de los compañeros de diario El Comercio, porque creemos que seguimos viviendo en un país de paz”, reflexionó, tras enviar un mensaje de unidad y de solidaridad para la clase periodística y los colegas secuestrados.

A nivel de temas institucionales, Jairala confirmó que este lunes 2 de abril, a partir de las 10:00, se hará un acto formal para notificar al Servicio de Dragas (Serdra), de la Armada, de la adjudicación, mediante régimen especial, del contrato por USD 58’815.000 para remover 4,5 millones de m3 de sedimento de los alrededores del islote El Palmar, en el río Guayas.

“Hemos concretado un viejo anhelo de la ciudad de Guayaquil. No estamos empezando a solucionar solamente las inundaciones de la cuenca baja del Guayas sino también evitando que después de cinco años las inundaciones afecten a Guayaquil”, explicó.

El riesgo, insistió, es que si la obra no se emprende, el cauce del río Daule, entre Guayaquil y La Puntilla, se reducirá a la mitad en un lustro. La mayor zona de riesgo es el centro del puerto principal.

El sedimento será depositado a través de un sistema de celdas en 300 hectáreas de las zonas de El Tejar, Isabel Ana y Caracoles, que pertenecen al sector de Peñón del Río, en Durán. Eso permitirá un relleno paulatino ante los dos años que dura el contrato, lo que significa que el Gobierno Nacional y el Ministerio de Vivienda no tendrán que esperar que se cumpla ese plazo para empezar a construir las 20.000 viviendas del Plan Casa Para Todos. “A lo mejor, a los seis meses ya habrá un sector donde se puede comenzar a trabajar”.

Fotos