Niños de la escuela Libertador Bolívar tienen mejores condiciones para aprender

posted in: Noticias | 0
La niña Sanyi Alcívar corta la cinta para inaugurar las nuevas instalaciones de la escuela Libertador Bolívar. Junto a ella están el prefecto Jimmy Jairala; alcaldesa de Colimes, Jaqueline Ordóñez; y la reina del Guayas, Rebeca Torres.
La niña Sanyi Alcívar corta la cinta para inaugurar las nuevas instalaciones de la escuela Libertador Bolívar. Junto a ella están el prefecto Jimmy Jairala; alcaldesa de Colimes, Jaqueline Ordóñez; y la reina del Guayas, Rebeca Torres.

El Prefecto entregó bloque de aula, cancha y graderío cubierto en plantel del recinto de Colimes. La comunidad educativa celebra por nuevas instalaciones

La cancha de uso múltiple con graderío cubierto que la Prefectura del Guayas construyó en la escuela Libertador Bolívar constituye un aliado en la formación de las decenas de chicos del recinto Las Cruces, en Colimes. ¿De qué manera? En pedagogía se trabaja con la premisa de que los niños aprenden jugando.

Precisamente, el prefecto Jimmy Jairala acudió la mañana de este lunes 7 de mayo hasta el establecimiento para proceder a la entrega formal de las nuevas instalaciones, que incluyen –además- un bloque de aula. Lo acompañó la alcaldesa de Colimes, Jaqueline Ordóñez. “Ahora los niños podrán recibir formación de manera más conveniente”. Y tras el breve discurso, le dijo a los chicos “esto es suyo, utilícenlo”. Esas palabras arrancaron un coreado “gracias” por parte de los estudiantes que se acomodaron en las nuevas bancas que complementan la funcional estructura.

Pero al final, el acto solo constituyó una formalidad, porque la cancha de uso múltiple, que reemplaza a un patio de tierra, ya era usada por los chicos desde el inicio del presente año lectivo. El básquet es el deporte favorito de las niñas. Los niños optaron por el indorfútbol.

Para ello, tienen sus horarios según cuenta Brigitte Chencho Obregón, de 11 años, quien cursa el séptimo de básica. “Nosotras jugamos los lunes y ese día nadie nos lo quita. Ya he hecho canastas. En el juego no soy de las mejores, pero tampoco de las peores”, dijo la menor quien sonríe al diferenciar lo que tienen ahora de lo que había antes: “Necesitábamos la cancha, porque no es lo mismo jugar en tierra que jugar en una cancha”.

Lo que para la menor es motivo de alegría, la directora del plantel, Carmen Coello, lo explica desde el punto de vista pedagógico: sin juego no se aprende. Pero ahora contamos con una cancha en la que los niños se van a desarrollar más y van a crecer más, lo que va a ayudar para que la educación sea mejor.

Hasta antes de que la Prefectura construyera la nueva infraestructura, el desarrollo de las actividades docentes era incómodo. El patio era de tierra, de ahí que en la época invernal permanecía cubierto de lodo y en el verano se levantaba el polvo cuando los alumnos jugaban.

Para las clases, todos los alumnos se distribuían en tres aulas. Ahora serán distribuidos en cuatro. En el nuevo bloque se ubicarán los chicos de primero y segundo año de básica. La directora Coello está segura que con la nueva infraestructura el número de alumnos subirá de 60, que hay en la actualidad, a 80 o 100. “Esperamos que incremente el número, porque por las lluvias, a muchos niños no los han venido a matricular aún, más aún porque hay padres que están sin trabajo”.

Entre la comunidad educativa, la obra es motivo de alegría. A Geovana Tenorio, de 46 años y presidenta del Comité de Padres de Familia, se le abre una amplia sonrisa en su rostro, cuando compara las instalaciones. Si bien resalta la excelente educación que siempre han recibido los chicos, reconoce las molestias que antes había porque “los niños estaban muy apretados. Pero ahora, gracias a Dios, van a estar más flojitos y por eso están más contentos”.

Leave a Reply